Mercería García y las etiquetas bordadas


Mercería García abrió sus puertas por primea vez y en Madrid, en el año 1973 partiendo de la iniciativa del padre del actual propietario. Ya en 1988, Miguel García tomó las riendas del negocio con la colaboración de su hermana, la cual dejó su actividad empresarial en el año 2.004 debido a problemas de salud.

La corsetería
Mercería García tenía desde siempre, una amplia oferta de corsetería pero estas prendas no están teniendo ahora, el mismo auge que tuvieron en su momento. Llegó pues el momento de cambiar y evolucionar en respuesta a las actuales exigencias del mercado.
Este establecimiento dirige también ahora, una atención especial a las clientas más jóvenes, siempre un poco reacias a entrar en una mercería. Nos explica nuestro entrevistado que este target de mercado lo que más consume son los abalorios, piezas de Swarovski y fieltros, porqué “los más jóvenes están ahora muy interesados en realizarse sus propias pulseras, colgantes y collares”.

Otro de los renglones que Mercería García cuida con mimo es el apartado de las labores, entre ellas el punto de cruz, el ganchillo y el tricotado manual. De todas estas labores textiles se dan clases en este establecimiento, incluida la realización de bisutería. De esta manera, se puede hacer un seguimiento de las labores y manualidades que las clientas llevan a cabo, y éstas a su vez, aprenden los secretos de estas técnicas artesanales.

Y ahora, las etiquetas bordadas
Actualmente Mercería García es muy conocida por las etiquetas bordadas. “Al habernos decidido a dejar un poco aparcada la corsetería, nos inclinamos por los bordados y como en el tema de las etiquetas hay actualmente muy pocas empresas que las fabriquen bordadas, consideramos que había que apostar por ellas” nos manifiesta nuestro entrevistado.

 


Y ¿cuáles son los principales compradores de etiquetas bordadas? “Los principales clientes son las residencias de ancianos para el marcaje de la ropa ya que el bordado permite múltiples lavados sin riesgo a borrarse y también se nos solicitan para las prendas de los escolares” nos responde nuestro interlocutor.


Todas las etiquetas bordadas de Mercería García tienen una medida estándar que es la de la tira de 12 mm. de ancho y el mínimo de compra exigido es el de 50 unidades. En cuanto al servicio, una vez realizado el encargo, el cliente puede disponer de sus etiquetas en el mismo día. “La rapidez en el servicio es una de las bazas por las que hay que apostar” señala nuestro interlocutor.

 

Y también para empresas
Si bien los principales clientes de esta mercería son las residencias y para las prendas de los escolares, “también trabajamos para empresas que nos piden bordemos su marca e incluso fabricamos pegatinas” y añade a título informativo que “tenemos dos modalidades de etiquetas, las que se cosen y las que se aplican con la plancha”.
Una nueva tendencia en etiquetas a la que sin duda se apuntarán otros colectivos ya que Mercería García se adapta a todo lo que precisen o exigan sus clientes.

MERCERIA GARCIA

Bordados para empresa y etiquetas bordadas especializadas para residencias

C/ SAN BLAS 5
PARLA -28980- MADRID
TELF 91 6992404
www.merceriagarcia.es
[email protected]